martes, 3 de marzo de 2020

Izquierda Unida calienta el 8-M y expulsa de su organización al Partido Feminista de España

A las puertas de un nuevo 8-M, la guerra en el feminismo está servida.

El pasado sábado 22 de febrero la dirección de Izquierda Unida decidía expulsar de su organización al Partido Feminista de España (PFE), una formación con 40 años de historia que llevaba integrada en las filas de Alberto Garzón desde el pasado año 2015. Según fuentes de IU el motivo ha sido su reiteración en "incumplimientos estatutarios" y el mantenimiento de "posiciones contrarias" a las de los órganos del partido, así como el fomento del "discurso del odio", una acusación que hasta ahora IU reservaba casi en exclusiva para VOX.

El origen del desencuentro hay que buscarlo en un comunicado emitido por el Partido Feminista el pasado mes de diciembre, en el que se posicionaba en contra del Proyecto de Ley de Transexualidad presentado por Podemos en el Parlamento y denunciaba el peligro de que "esa supuesta izquierda apoye una ley de transexualidad que permite decidir a niños de 4 años el sexo que quieren tener, y en consecuencia el destino de toda su vida, los sometan a hormonación y castración sin ni siquiera unos exámenes médicos y psicológicos".

En ese comunicado también solicitaban que fuera retirada la proposición de ley aduciendo que "además de constituir un despropósito peligroso para la salud y el futuro de los menores, abre la puerta (...) a legalizar la trata de mujeres para alquilar los úteros que fabriquen niños comprados por progenitores no gestantes".

El Partido Feminista no se quedaba ahí y anunciaba una denuncia al Defensor del Menor "para que proceda a cumplir con su obligación de proteger a los menores de edad de tratamientos hormonales y quirúrgicos sin ningún informe de expertos y pida responsabilidades a los padres y madres que los consientan". Asímismo, anunciaba su intención de realizar una solicitud a "todos los grupos del Congreso de los Diputados para que no voten semejante engendro legal".

El Partido liderado por Lidia Falcón, histórica activista por los derechos de las mujeres, denunciaba en el comunicado la actitud violenta de colectivos Trans y específicamente del colectivo Aleas-IU contra su organización:
"Resulta muy preocupante que los colectivos y personas que utilizan los términos odio, expulsión, acabar con ellas, y otras amenazas, incluso contra la vida, sean los representantes de colectivos homosexuales, transexuales y lesbianos, que consideran que las discrepancias políticas han de dirimirse a insultos, agresiones y hasta violencia, sin que medie para justificar semejante conducta argumento ni debate alguno. Y luego se atreven a calificarnos a nosotras de fascistas, cuando quienes están utilizando los métodos del Fascio son ellas, rugiendo que incluso nos expulsen de IU."
Aunque el Partido Feminista emplazaba en el comunicado a la Dirección Federal de Izquierda Unida a que se posicionara en esta crisis y desautorizara al colectivo ALEAS-IU, lo cierto es que quien ha sido finalmente expulsado del partido ha sido el PFE y las doctrinas promovidas por ALEAS-IU son las que marcan una parte importante de la agenda del actual Ministerio de Igualdad.

El feminismo ya no es (sólo) de las mujeres

Más allá de la farragosa y a veces ininteligible terminología de la ideología de género, el feminismo clásico español alerta del "papel que ejerce la religión queer como troyano dentro del feminismo para acabar con los derechos de las mujeres".  Se trata, según varias organizaciones feministas, de "una corriente de falso progresismo que pretende imponer una nueva inqueersición, ante la ignorancia y la indefinición de la mayoría social a la que intentan manipular apelando a sus emociones".


Algo que colectivos feministas como la Asamblea Abolicionista de Madrid, que se declara un "espacio no mixto", aseguran no estar dispuestas a dejar pasar:
"Nos negamos a que se nos haga desaparecer de la ley y del reconocimiento público mediante una jerga que nos convierte en todes, vulvaportantes, cismujeres o progenitores gestantes. Además, señalamos sin miedo y con profunda preocupación la necesidad de protección de las niñas y los niños del daño que les puede estar provocando este dogma sexista disfrazado de ‘inclusión’, que propone que si a una niña le gusta jugar al fútbol o a un niño le gusta vestirse de princesa son del sexo contrario".
Aunque algunos han visto en una parte de estos postulados feministas posturas muy similares a las defendidas por el partido de Santiago Abascal, lo cierto es que tanto las demandas como la expulsión del Partido Feminista de España apenas han recibido atención mediática. /
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, sea respetuoso en sus comentarios.

D.E.P.

D.E.P.

CORONA APP MADRID

EL TIEMPO EN LAS TABLAS

El tiempo - Tutiempo.net

EL AIRE DE MADRID

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

NIVEL DE LOS EMBALSES

CARTELERA DE CINE

TRÁFICO EN LAS TABLAS

CALIDAD DEL AIRE EN EL BARRIO