miércoles, 8 de abril de 2020

De Las Tablas al Cáucaso en tiempos de coronavirus: "En el aeropuerto de Kutaisi casi no nos dejan entrar estando sanos; a la vuelta a Madrid, por Barajas pasamos resfriados y sin problemas"

Entre las muchas historias que dejará para el recuerdo la pandemia de Covid-19 en España, hay una muy próxima a Las Tablas que puede resultar inquietante y no sólo para sus protagonistas.

Una joven pareja de impenitentes viajeros con una fuerte vinculación a Las Tablas visitaron el pasado mes de febrero Georgia, la antigua república soviética de casi cuatro millones de habitantes situada en la región del Cáucaso y fronteriza con Rusia y Turquía. La idea de estos viajeros, acostumbrados a visitar los destinos menos ortodoxos, era disfrutar de siete días de ocio rodeados de sus espectaculares paisajes y uno de los patrimonios artísticos más desconocidos de Occidente.

Georgia es un país muy alejado de los circuitos turísticos al uso y poco recomendable para turistas amateur. Buena parte de Georgia figura entre las regiones del mundo que el Ministerio de Asuntos Exteriores aconseja no visitar, como las zonas fronterizas que limitan con el Cáucaso norte (Chechenia, Daguestán, Osetia del Norte), el desfiladero de Pankisi, las regiones georgianas de Abjasia y Osetia del Sur o la región de Gori, a 60 kilómetros de la capital de Tbilisi. Zonas peligrosas que esconden guerras latentes y riesgo de secuestros o pillaje.

Óscar y Sandra, geólogos gallegos acostumbrados a este tipo de viajes (más de 50 países visitados y cerca de 650.000 kilómetros de vuelos), hasta ahora han sabido lidiar con los peligros que entraña este tipo de turismo de riesgo. Con lo que no contaban era con un enemigo invisible que ya por esas fechas empezaba a ser conocido en todo el mundo: el virus Covid-19.

En Livin' Las Tablas les hemos entrevistado sobre su periplo al Cáucaso:

¿Qué día salísteis de Madrid hacia Georgia?
El 5 de febrero, coincidiendo con las primeras cancelaciones de empresas al Mobile World Congress de Barcelona.

¿Cual era el itinerario del vuelo?
Escala en Marsella (Francia) a la ida hacia Kutaisi; y escala en Bérgamo (Italia) a la vuelta desde Tbilisi.

¿Era visible ya algún protocolo de actuación en Barajas de detección del virus?
Nada.

¿Y en los aeropuertos de tránsito?
A la ida, en Marsella algún cartel y poco control. En cambio, al aterrizar en Kutaisi nos encontramos con militares y policías a pie de avión que dividían a la gente aleatoriamente en una cola hacia un control de temperatura y otra hacia el rutinario control de pasaportes; tanto en uno como en otro, te hacían varias preguntas acerca del origen, enfermedades, fiebre... Todo ello junto a enormes paneles escritos en georgiano, en inglés y en chino acerca de la pandemia.

¿Una vez allí, qué noticias os llegaban desde España en relación al coronavirus?
Era algo que se atribuía a los chinos y nunca iba a llegar a nuestro país. Desinformación total.

¿Y en Georgia? ¿Había noticias locales al respecto? ¿Medidas de contención activadas?
Aunque no entendíamos nada, la gente sí que hablaba de ello, salía en la tele, en los periódicos, en la radio. Y muchas personas comenzaban a llevar mascarilla, acción que nos parecía insólita en ese país.

¿Qué zonas visitásteis en Georgia?
Visitamos principalmente Kutaisi, la segunda ciudad más importante después de la capital; y Tbilisi, la capital.

¿Qué os pareció el país?
La verdad es que nos gustó mucho, pero a la vez nos daba la sensación de estar dentro de un extraño documental donde continuamente se nos observaba.

¿Qué día iniciásteis el regreso hacia España?
La noche del 9 al 10 de febrero, cuando las cifras oficiales informaban de cerca de 37.000 contagiados en todo el mundo.

¿En qué aeropuertos de tránsito hicisteis escala?
Salimos de Tbilisi, e hicimos escala en Bérgamo, uno de los aeropuertos "low cost" al Noreste de Milán.

¿Qué medidas de control os hicieron en cada uno de ellos?
En Tbilisi fue un poco como al llegar a Kutaisi, pero los sanitarios que hacían los controles ya iban ataviados con batas y demás material de protección. Nos formularon varias preguntas y nos dirigimos hacia el control de pasaportes rutinario, en el cual también nos hicieron preguntas relacionadas con el Covid-19.

En Bérgamo (Italia) fue espectacular: por la diferencia horaria entre ambos países, estábamos aterrizando cerca de la una de la madrugada. Pensamos que sería salir del avión y tumbarnos a descansar en el primer banco a esperar el siguiente avión a Madrid, pero no fue así. Al bajar del avión, primer control de temperatura, y luego los controles de pasaporte, muy rigurosos y con multitud de preguntas. Nosotros caímos en gracia, y al ver "España" en nuestros pasaportes, nos dejaron salir rápido, pero detrás de las casetas policiales había sanitarios embutidos en monos blancos que daban miedo: preguntas y más preguntas, junto con control de temperatura. Vimos como a algunos les obligaban a rellenar unos impresos y a otros se les invitaba a entrar en cuartos habilitados para tal fin. Cuando logramos salir a las zonas comunes del aeropuerto pudimos comprobar cómo todo el mundo llevaba mascarillas; carteles, anuncios, revistas, panfletos, pantallas de TV, el coronavirus estaba por todas partes.

Aún así decidimos salir a caminar un poco por Orio al Serio y Seriate, unos pueblos cercanos. En el primer pueblecito ya vimos a gente paseando al perro con mascarilla sobre las siete de la mañana. A Seriate llegamos en la "hora del cole", y vimos también escolares con mascarilla. Llevábamos mucho cansancio acumulado y debido al frío de Georgia y los constantes cambios térmicos, nos encontrábamos algo resfriados, por lo que al ver todo ésto nos dijimos: "en Barajas no nos dejan pasar". Íbamos muy asustados, la verdad.

¿Y en Barajas?
¿En Barajas? Nuestra sorpresa en Barajas fue que no había nada, y cuando digo nada, es nada. Ningún control, ninguna pregunta, ningún cartel, ninguna información, ...nada. Al llegar a casa y hablar con la familia, la desinformación era total; se seguía bromeando con eso de que "aquí no va a llegar" o "y si llega, es una gripe más", pero nosotros éramos muy conscientes de lo que nos esperaba.

Volvísteis con resfriado. ¿Crees que se trataba del Covid-19?
A ver, si nos basamos en las hipótesis iniciales de que los síntomas pasaban por fiebre y tos seca como denominador común, diría que no; pero con todo lo que estamos leyendo actualmente, no descartamos que hayamos pasado la enfermedad, la verdad.

¿Habéis visitado, después de volver de Georgia, Las Tablas?
Sí, en dos ocasiones. Ambas poco antes de la declaración de Estado de Alarma.

¿Cual es vuestro estado de salud actual? ¿Algún contagio en la familia?
Yo estoy bien. Un poco de dolor de garganta, pero nada grave; y mi novia se lleva la peor parte con cansancio exagerado, dolor muscular y un malestar general que le obliga la mayor parte de las horas del día a estar tumbada. Pero bueno, pronto nos recuperaremos, y estaremos de nuevo explorando el mundo.

¿Sabes que a día de hoy en Georgia hay 52 casos de Covid-19 por millón de habitantes y en España 2.901?
Sin comentarios. Un abrazo a todos. /

Más información e imágenes en Instagram
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, sea respetuoso en sus comentarios.

D.E.P.

EL TIEMPO EN LAS TABLAS

El tiempo - Tutiempo.net

EL AIRE DE MADRID

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

NIVEL DE LOS EMBALSES

CARTELERA DE CINE

TRÁFICO EN LAS TABLAS

CALIDAD DEL AIRE EN EL BARRIO