lunes, 22 de octubre de 2018

¿Qué fue de OFO?

Muchos vecinos de Las Tablas recordarán aquellas aparatosas bicicletas amarillas de paseo que aparecieron un día por el barrio como salidas de la nada e hicieron las delicias de muchos chavales (y no tan chavales), que por primera vez accedían al mundo de las bicicletas compartidas o bike sharing. Poco después de llegar desaparecieron como si nunca hubieran estado.

Aquellas bicicletas de alquiler eran de la compañía china OFO y aunque parezca que hace años de todo esto, la verdad es que es bastante reciente: llegaron en 2017 como precursores del futuro de la movilidad urbana a Las Tablas y, poco menos de un año después, de aquellas bicicletas ya nada queda.

¿Qué ha sido de OFO, el primer servicio de bicicletas compartidas que llegó a Las Tablas?  Pues sencillamente que han abandonado todos los mercados en los que operaban en nuestro país, después de asentarse durante unos meses en ciudades como Madrid, Granada, Valencia y Marbella con una flota total de cerca de dos mil bicicletas. El repliegue se inició de forma discreta a comienzos de este pasado verano (coincidiendo con la irrupción de Mobike, su gran competidora) y poco después ya no quedaba ninguna de sus bicicletas amarillas disponible en las aceras de las ciudades donde ofrecían sus servicios.

Los motivos de su marcha son varios, a cual más importante según la fuente a la que se pregunte. Según Driss Ibenmansour, responsable de operaciones de OFO en España, se trata de un cambio de estrategia por el cual la empresa se dedicará en exclusiva a los mercados más rentables (en Europa consideran que son París, Londres y Milán) y cerrarán los más jóvenes. Asegura que en nuestro país no se han encontrado con un "mercado maduro" y, refiriéndose más concretamente a Madrid, afirma que "le falta todavía una importante inversión en infraestructuras. En comparación con otras grandes capitales como Berlín, ésta no es una ciudad para circular en bicicleta".

Otro de los motivos que puede haber influido en la marcha de la compañía china de nuestra ciudad ha sido la aprobación por el Ayuntamiento de Madrid de la nueva ordenanza de movilidad, que exige a las empresas de bicicletas sin base (como es el caso de Ofo) pasar por una licitación.


Pero lo que sin duda puede haber influido más en la marcha de OFO tiene que ver con motivos económicos. Su principal competidora, la también compañía china Mobike, ha sido la favorita entre los inversores chinos y fue adquirida el pasado mes de abril por el grupo Meituan por cerca de 2.000 millones de euros, lo que deja a OFO (que recientemente rechazó una sustancial oferta de compra por otro gran grupo inversor) en una débil posición competitiva y sin financiación más allá de sus recursos propios.

Otro problema añadido para OFO es qué hacer ahora con las bicicletas de su flota en España. Según afirman fuentes de la compañía les resulta muy caro embarcarlas de vuelta a China, por lo que realizaron una oferta de venta a la empresa Glovo para que las utilizaran sus repartidores. Sin embargo Glovo rechazó la adquisición aduciendo que se trataba de unos aparatos caros y pesados. Finalmente, según su mánager en España Driss Ibenmansour, se llevarán a París aquellas bicicletas que estén en perfecto estado y el resto se las ofrecerán a fundaciones benéficas locales, como es el caso de la Fundación Balia  (dedicada a la ayuda a la infancia y a jóvenes en riesgo de exclusión social), a la que han hecho llegar varias unidades.

Aunque todo parecen malas noticias para la continuidad de Ofo en España, desde la empresa prefieren hacer una valoración final positiva: "hemos alcanzado los 100.000 usuarios y 200.000 desplazamientos, lo cual supone un ahorro de 180 Toneladas de CO2 a la atmósfera".

Ofo fue el primero de su sector en llegar a Las Tablas y también el primero en irse. Esperemos que las actuales bicicletas naranjas de Mobike, que son las que en mayor medida pueden verse ahora por el barrio, aguanten un poco más.


Share:

2 comentarios:

  1. También yo confío en que las recién llegadas naranjas se queden entre nosotros, porque será la demostración de que nos sumamos a los esfuerzos en pro de la conservación de nuestro planeta (con los beneficios visibles más a corto plazo que aportan a nuestra salud). Sin embargo, cada vez que me doy una vuelta por el barrio –en mi caso, Arturo Soria– me asaltan las dudas y la pena: bicicletas mal estacionadas, apiladas contra los árboles o directamente tiradas sobre la acera. Supongo que esto se deberá en parte a la falta de aparcabicicletas (inexistentes en muchos barrios de Madrid) y, sobre todo, a la rotura frecuente de las «patas de cabra». Desconozco si esto es debido a vandalismo puro y duro o a un defecto de diseño (lo que tampoco es improbable), pero la imagen es un poco descorazonadora. Un artículo muy interesante, Jesús. Me encantará conocer tu opinión cuando lleguen a Las Tablas/Sanchinarro los polémicos patinetes eléctricos...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario, Máximo Disaster. Ya estamos preparando alguna entrada más sobre el tema de la movilidad sostenible en el barrio, así que cuando salga espero que te guste. Sí te diré que aparte del problema medioambiental que tenemos en la ciudad no deberíamos perder de vista que dentro de poco sólo podrán acceder en vehículo privado a según qué zonas de Madrid los que puedan permitirse pagar los 25 o 30.000 euros que cuesta un vehículo eléctrico, mientras que los que no puedan hacer frente a ese gasto, que en estos tiempos son la mayoría de los madrileños, tendrán que ir en transporte público o… en patinete. El tema tiene más lecturas de las que parece. ¡Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar

Por favor, sea respetuoso en sus comentarios.

EL TIEMPO EN LAS TABLAS

El tiempo - Tutiempo.net

EL AIRE DE MADRID

NIVEL DE LOS EMBALSES

TU MENÚ EN LAS TABLAS

CARTELERA DE CINE

TRÁFICO EN LAS TABLAS

CALIDAD DEL AIRE EN EL BARRIO