miércoles, 3 de octubre de 2018

Demoledoras conclusiones en el Informe sobre acoso escolar 2017 de la Fundación ANAR: el 13% de las víctimas tiene que cambiar de colegio y casi la mitad de los profesores no reacciona ante las agresiones

Livin' Las Tablas
TIRANDO A DAR

"Suelen ser tres compañeros y me dan patadas en las partes bajas, golpes, empujones en la tripa, collejas... y una vez, uno me pegó en un lateral de la rodilla y me hizo una herida que me sangraba sin parar…"

“…tenía una de las paletas hundidas. El agresor, lo cogió de la cabeza y lo estampó contra el suelo y los responsables que estaban presentes en el momento de la agresión, mandaron a una niña que estaba también en el comedor a ayudarle a limpiarse la boca porque estaba sangrando”

“Este fin de semana hemos visto que en Instagram alguien ha creado un perfil falso con el que insultan a mi hija, diciéndola zampabollos, ballena, cuatro ojos… Tiene sólo cuatro fotos y las veces que lo hemos borrado después se creaba de nuevo”

“… Cuando ella vino a hablarme, él le cogió de los pelos y le partió los dientes estampándola contra la pared, por lo que todo el mundo evita el acercamiento a mí…”.

 “…fui a hablar con el director del colegio sobre el tema de los videos y me dijo: aquí damos clase y no nos damos cuenta de esas cosas”.

“…le veo muy deprimido, está fatal, fatal, fatal. Me llegó a decir un día que prefería morirse a volver al colegio

Estos son sólo algunos extractos de los casos recogidos el pasado año en el teléfono ANAR (900 20 20 10) de ayuda a víctimas de acoso escolar e incluidos en el III Estudio sobre acoso escolar y ciberbullying correspondiente al año 2017 y realizado por la Fundación Mutua Madrileña y la Fundación ANAR, presentado a la prensa el pasado martes 18 de septiembre en la sede de Mutua Madrileña de Madrid.

Se trata del único informe que se realiza en España en que se toma como base para su realización las declaraciones de las propias víctimas de acoso, jóvenes que llaman o bien directamente o a través de sus familiares al teléfono de ayuda y cuyos casos son seguidos y atendidos por los voluntarios de la Fundación.

El pasado año se recibieron 36.616 llamadas en el Teléfono ANAR relacionadas con el acoso escolar. El informe se basa especialmente en los 590 casos acreditados por la Fundación como bullying. Según el Estudio, estos chavales venían padeciendo (de media) 13 meses de acoso antes de decidirse a contactar con la Fundación.

Las conclusiones del Informe no pueden ser más preocupantes. Aquí van algunas de ellas:



  • La edad media en la que empiezan a detectarse casos de bullying ha descendido desde 2015. En la actualidad se sitúa en torno a los diez años, siendo la edad media de los agresores algo superior.
  • La mitad (49,2%) de los casos de acoso contrastados y atendidos durante 2017 evolucionaron con el tiempo hacia una mayor intensidad y frecuencia, tendencia al alza que ya venía produciéndose desde 2015.
  • En 2017 el 13% de las víctimas de los casos atendidos tuvo que cambiar de centro educativo debido al acoso escolar que sufrían, porcentaje que duplica el de 2016.
  • El acoso escolar suele superar de media el año de duración y se sufre de forma casi diaria.
  • El ciberbullying (una forma complementaria de acoso, a través de internet) supone el 24,7% de los casos totales de acoso escolar, siendo los insultos y las amenazas su forma más común. Los datos obtenidos revelan que el envío de WhatsApp a través del teléfono móvil es la forma más habitual de acoso. Los jóvenes víctimas de ciberbullying sufren casi siempre, además, acoso escolar directo.
  • En el acoso escolar un 73% de directores o jefes de estudios y un 85% de profesores conocían la situación. Sin embargo, los profesores no reaccionaron ante la violencia en el 48% de los casos de acoso y en un 34% de los casos de ciberbullying.
  • Una parte importante de las víctimas (el 37% de los que sufren acoso escolar y el 25% de los que padecen ciberbullying) no se lo cuenta a sus padres.
Por otra parte, resulta especialmente grave el hecho de que alrededor del 90% de las víctimas de acoso escolar presenta problemas psicológicos derivados del acoso que sufren, entre los que destacan ansiedad, síntomas depresivos y miedo permanente, aunque también se han detectado aislamiento, soledad, pérdida de habilidades sociales, bajo rendimiento escolar, baja autoestima y agresividad o rabia. El 17,2% de las víctimas acaba recibiendo atención psicológica especializada.


Otras conclusiones extraídas de los datos analizados en el Informe son las siguientes:

  • La mayoría de las víctimas de acoso escolar son españoles (93,9%). Sin embargo, el Estudio no ofrece desglose de datos sobre la nacionalidad de los agresores.
  • La mayoría de las víctimas de acoso escolar (57,5%) ha perdido amigos o están solos desde que comenzaron a sufrir bullying.
  • La situación más habitual (49,4%) es que los agresores actúen en grupo de 2 a 5 personas. Sin embargo, desde 2015 han aumentado sustancialmente los casos denunciados (del 6,8% hasta el 14,4%) en que los agresores son toda la clase.
  • Entre varones son más frecuentes los ataques físicos y de contenido sexual y entre mujeres violencia verbal, aislamiento y ciberbullying.
  • Los motivos principales del acoso escolar se encuentran en las características diferenciadoras de las víctimas (pasa del 8% al 26,3%), en la agresividad de los acosadores (del 10,7% al 25,8%) y en la “manía” que tienen a la víctima (3,2% al 24,2%) . 
  • Las agresiones por la orientación sexual de las víctimas se reducen al 3,2% de casos, sin que exista variación en los últimos años.
  • Aumenta el número medio de lugares donde se ejecuta el acoso escolar. Los lugares donde se produce el acoso con más frecuencia son las aulas (70,7%) y los recreos. Los recreos pasan del 38,2 al 67,8%.
  • Casi uno de cada diez acosados (8,2%) acaba autolesionándose (2,4%), tiene ideas suicidas (4,6%) o intenta suicidarse (1,2%).

Desde la Fundación ANAR aseguran que del Informe también se pueden extraer conclusiones positivas, como el descenso a la mitad de las llamadas recibidas, algo que achacan entre otras razones a la "actitud más decidida de las administraciones públicas y colegios en activar los protocolos anti-acoso, la mayor sensibilidad social y la diversidad de agentes involucrados". Por otro lado también recalcan el aumento de casos en que los menores acosados se enfrentan a sus agresores, aunque el porcentaje parece poco significativo: pasan del 51,1% de 2016 al 54,5% en 2017 (en ciberbullying, en cambio, descienden del 66,7% al 61,7%)

En cualquier caso, se trata de un problema social de primera magnitud que sufren nuestros chavales a diario, que nos afecta a todos y que ya muchas voces avisan que no puede esperar más a ser atendido de una forma directa y contundente. Baste un dato. Según la ONG Bullying Sin Fronteras, España ocupa la cuarta posición en el mundo en número de casos de acoso denunciados, sólo por detrás de México, Estados Unidos y China.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, sea respetuoso en sus comentarios.

EL TIEMPO EN LAS TABLAS

El tiempo - Tutiempo.net

EL AIRE DE MADRID

NIVEL DE LOS EMBALSES

TU MENÚ EN LAS TABLAS

CARTELERA DE CINE

TRÁFICO EN LAS TABLAS

CALIDAD DEL AIRE EN EL BARRIO