miércoles, 18 de diciembre de 2019

"El consumo consciente es hoy la gran herramienta para cambiar el planeta": entrevistamos a Jorge, responsable de Calidad de Espacio Orgánico

Aunque ni Greta Thunberg ha conseguido poner de acuerdo en la Cumbre del Clima a los principales países responsables de las políticas medioambientales del mundo, lo cierto es que cada vez son más las empresas y particulares que por su cuenta y riesgo van tomando humildes pero imprescindibles medidas para contribuir a hacer de este planeta un lugar algo más habitable.

Es el caso de Espacio Orgánico, un establecimiento ecológico muy próximo a Las Tablas y que desde hace tiempo desarrolla una apuesta decidida por la alimentación sana y sostenible. Hoy en Livin' Las Tablas entrevistamos a Jorge, su responsable de calidad.

¿Por qué deberíamos consumir productos BIO?

Hay muchas razones, y gran parte de ellas están relacionadas con la agricultura ecológica, un método sabio además de honrado. La lista es larga: son productos saludables y apuestan por la salud tanto del productor como del consumidor, además de que no han sido modificados genéticamente. Reducen el uso de energía y la huella de carbono y generan menos excedentes y desperdicios. Garantizan un precio justo, dignidad y autonomía para los agricultores. Y además recuperan semillas tradicionales, aromas y sabores perdidos. Son muchas las razones, y estas son sólo algunas de ellas.

Alimentación, modelos económicos y medio ambiente. ¿Están relacionados?

Sin duda. Dos terceras partes de la población mundial vivirá en ciudades en el año 2050, pero hoy las ciudades ya consumen 2/3 partes de la energía que generamos y emiten más del 70% de los gases de efecto invernadero del planeta, esparciendo cada año 1,3 billones de residuos. Necesitamos un modelo económico no exclusivamente monetario cuya prioridad sean las personas y el planeta. Desde la alimentación y el consumo responsable tenemos que empezar a entender que o cambiamos radicalmente este sistema (descarbonizando, por ejemplo, el sector de la distribución y el transporte) o “comer bien” se convertirá en un privilegio sólo accesible para quienes se lo puedan permitir. No se trata de una moda, sino de un cambio en la relación del individuo con lo que le rodea.

¿Se puede hacer algo desde las economías domésticas para influir en la mejora del medio ambiente?

Se pueden hacer muchas cosas y el consumo es el primer acto "político" para cambiar un sistema. Cada vez que consumimos estamos tomando una decisión sobre qué tipo de planeta y que tipo de sociedad queremos. El consumo consciente es hoy por hoy la gran herramienta para mejorar el planeta, no desde una perspectiva basada en precios, productos y calidades, sino teniendo en cuenta la repercusión que tendrá en las personas y el entorno, es decir, en valores como la dignidad humana, la solidaridad o la justicia social.


¿Se está haciendo algo desde el sector de la alimentación ecológica en este sentido, como por ejemplo apostando por los productores locales?

Por supuesto. En lo que se refiere a nuestra actividad comercial, debemos colaborar con los productores para darse a conocer, no entrando en guerra de precios, sino respetando su precio, y que sus productos BIO, elaborados con las mayores garantías y de manera artesanal, tengan un lugar donde, de otro modo, sólo habría grandes marcas comerciales.

Entendemos que la procedencia de los ingredientes y productos en tienda y restauración debe ser en su mayoría de origen local (España) o en su defecto europeos, en un porcentaje mayor del 90%, así como disponer de un mínimo de 10% de Comercio Justo. La cocina servida en los restaurantes Eco también debe ser saludable, sin preparados ultraprocesados ni aditivos; y debe haber cocina gourmet porque lo saludable no está reñido con lo exquisito. Hay que apostar por recetas tradicionales e internacionales, así como de creación propia. Preferiblemente de pequeñas explotaciones BIO que amen la vida y el paisaje biodiverso.

Por último, ¿cómo pueden contribuir los establecimientos de alimentación BIO a la lucha contra la contaminación medioambiental?

En nuestros locales hemos de ser sostenibles, reducir nuestro consumo energético en la climatización o iluminación, reducir el consumo de agua y mejorar día a día la gestión de residuos alimenticios, con menos desperdicios y menos huella de carbono.

Pero no sólo eso: el menaje interno en tienda y restaurante debe ser todo ecológico: reutilizable, compostable de fibras vegetales renovables o material reciclado. En todos los procesos se deben aplicar políticas ambientales y de ética empresarial, así como políticas salariales dignas a los empleados.

También creemos que los valores de un establecimiento Bio deben ir acompañados de una labor de difusión y formación, no debemos ser simplemente tiendas o restaurantes, sino establecer relaciones de confianza y solidaridad. Debemos ser puntos de encuentro, de aprendizaje, de modelos coherentes para hacer un mundo mejor./


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, sea respetuoso en sus comentarios.

EL TIEMPO EN LAS TABLAS

El tiempo - Tutiempo.net

EL AIRE DE MADRID

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

NIVEL DE LOS EMBALSES

CARTELERA DE CINE

TRÁFICO EN LAS TABLAS

CALIDAD DEL AIRE EN EL BARRIO