viernes, 23 de febrero de 2018

Un estudio de la Universidad Complutense alerta de la presencia de bacterias hospitalarias en los areneros de numerosos parques infantiles de Madrid

El estudio, en el que además de la UCM también participa la Universidad de Leiden (Países Bajos) y que se ha publicado este mes en la versión impresa de Zoonoses Public Health, alerta de la presencia de formas agresivas de la bacteria Clostridium difficile en al menos una veintena de areneros frecuentados por niños y perros en tres zonas de Madrid, sin especificar de cuales se trata.

Según la nota facilitada por la UCM, se trata de una bacteria hasta ahora presente exclusivamente en centros hospitalarios y muy difícil de combatir, que puede encontrarse tanto en personas como en animales o en el medio ambiente.

Aunque no hay datos que acrediten que los resultados obtenidos sean extrapolables a otros parques infantiles en Madrid u otras ciudades, José Luis Blanco, investigador del departamento de Sanidad Animal de la UCM y uno de los autores del informe asegura que las posibilidades son muy altas: “Hace unos años prácticamente el 100 % de las infecciones humanas por Clostridium difficile eran hospitalarias. Hoy día se ha rebajado ese número al 95%, y en los próximos años seguirán aumentando los casos contagiados fuera del hospital”.

La bacteria Clostridium difficile provoca, en la mayoría de los casos, una alteración de la flora intestinal como consecuencia de un tratamiento previo con antibióticos. El cuadro clínico del paciente se caracteriza por un proceso diarreico que puede ocasionar lesiones en el intestino que precisen la extirpación de parte de este. Aunque los casos de infección por esta bacteria en niños hasta la fecha son escasos, “cada vez lo son menos”, advierte el experto. Se considera que por debajo de los dos años de edad no provoca ningún tipo de patología debido a la falta de receptores para las toxinas en el intestino de esos menores. Sin embargo, "a partir de esta edad se puede producir la enfermedad, además de transformarse en transmisores de la misma”, añade.

El investigador José Luis Blanco evita el alarmismo: "No queremos alarmar, es una bacteria que se encuentra en muchos sitios y lo más normal es que ningún niño se enferme», salvo que tuviera «una alteración de la flora intestinal tras recibir un tratamiento antibiótico», según ha declarado a la agencia Efe.


"Estamos a disposición de las autoridades municipales" para cualquier asesoramiento científico, añade Blanco, para quien «previsiblemente la bacteria estará presente en casi todos los parques donde hay areneros, en cualquier ciudad de España», no solamente en Madrid. «Es importante que nadie deje de llevar a los niños a los parques, que sigamos una vida normal siendo conscientes de que estamos rodeados de bacterias, en este caso, una bacteria resistente».

Una de las medidas que aconseja el equipo científico que ha realizado el estudio para reducir la presencia de esta bacteria en los parques infantiles es cambiar la arena de los parques por suelos de caucho (como ya se está haciendo en algunos lugares) y vallar las zonas infantiles allá donde no lo estén.

En cuanto a su presencia en hospitales, donde la bacteria puede encontrarse en cualquier sitio, desde los interruptores de la luz a los pomos de las puertas, y que con un simple contacto puede ser origen del contagio, José Luis Blanco aconseja “aprender a convivir con ella, a realizar buenos tratamientos antibióticos que impidan la aparición de antibiorresistencias y a detectar los portadores”. De esta forma, se conseguirían reducir las cifras de infecciones por Clostridium difficile: al menos 8.000 casos registrados al año y 32 millones de euros de coste sanitario.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, sea respetuoso en sus comentarios.

EL TIEMPO EN LAS TABLAS

El tiempo - Tutiempo.net

EL AIRE DE MADRID

NIVEL DE LOS EMBALSES

TU MENÚ EN LAS TABLAS

CARTELERA DE CINE

TRÁFICO EN LAS TABLAS

CALIDAD DEL AIRE EN EL BARRIO